"Seamos capaces de sentir la satisfacción moral de un acto de libertad."

(Rodolfo Walsh)

domingo, 11 de enero de 2009

EL ANGEL Y LA VACA, A LA VUELTA DE ESQUINA


.

A la vuelta de Santa Rita de la Esquina del Río Corriente, en el sudoeste correntino, a pasos del Paraná. El río que los guaraníes llamaron ámoï (ámo-í), y que significa Río Limpio que Corre. Por eso es el Río Corriente, sin "s".

.

Esquina es el lugar en el mundo de Mariel-Angel Subterráneo, mi amiga, mi hermana en la vida, la Negra, la dotora, la mujer apasionada, con lo que las mujeres entendemos por pasión, por suerte, libre de testosterona.

.

Bitácora de viaje

.

18.03 hs. El micro salió de la terminal de ómnibus de La Plata. Hay razones que el corazón entiende. Cuando ví el micro, se me arremolinaron emociones. Alegría y angustia subieron desde las tripas hasta los ojos. Duró un segundo, hasta que pude sentir que no siempre un viaje es partida sin regreso, que era yo quien se iba y no los amores de mi vida.

.

El coche 8758 me está llevando a Mariel. Doy gracias a Internet por ésto. La llegada está prevista para las 03.10 hs. Plena madrugada. Me prometieron recibirme con un sandía y una botella de champagne... ¿será?

.

.

Bitácora de viaje

.

21.15 hs. Nos dan un refrigerio: un sandwich de miga de jamón y queso, cortado en dos y un paquete de dos galletitas pepas. El café, intomable, por suerte tengo mi equipo de mate. 

.

Algunos de mis compañeros de viaje hablan con una bella tonada correntina, vuelven a casa. Las sílabas entrecortadas, marcando partes de la palabra con fuerza, rastro guaraní más allá de la sangre. ¿Cómo hablará Mariel?

.

03.05 hs. El micro llega a La Paz, Entre Ríos, última parada antes de Esquina, ya no puedo ni recostarme ni tratar de dormir ni nada. Me carcome la ansiedad. Ya le avisé a Mariel, por sms,  que voy a llegar más tarde de lo previsto.

.

Mi compañero de asiento, Fabio, se baja aquí, en La Paz. Se nos hizo corto el viaje entre mates y charlas. Un buen viaje.

.

.

Bitácora de viaje

.

04 hs. ¡Por fin! Estoy en Esquina. Sólo un hombre y yo bajamos, así que no creo que Mariel se confunda... Pero no veo ni sandía ni champagne, así que a esa flaca con sus hijos que me mira le pregunto por la "sándia". Suficiente para un abrazo laaaaargo, intenso, profundo.

.

No me equivoqué, lo que fluía en nuestras conversaciones por correo electrónico está ahi, fuerte, presente. Tengo suerte.

.

.

Pasé tres días increíbles en Esquina... la belleza del paisaje, la de Mariel, la de Paula y Martín, la de los amigos de Mariel, que me abrieron la puerta de su casa. La hospitalidad. Mariel hizo que me sintiera muy cómoda en su casa. Es una mujer cálida, intensa, íntegra. Tiene algo que poca gente tiene: se puede discrepar sin que eso provoque distancia... Se requiere mucho trabajo interno para eso, mucho ejercicio de tolerancia. Ambas lo tenemos. Y ambas tenemos mucho sentido del humor. Y lo usamos!

.

Ah! Mariel habla bien como correntina que es, con detalles de persona que ha recorrido mundo. 

.

Una de las cosas que más me gustó es que  Esquina, pese ser una ciudad de 37 mil habitantes, no perdió su esencia pueblerina. La gente saludándose por la calle, incluso a mí, una perfecta desconocida. Doctora de acá, doctora de allá, hola, cómo te va, un gusto... El gusto es mío... definitivamente.

.

Toda palabra es poca para describir la belleza de Esquina, desde la empalizada frente al río y las construcciones de hace 140 años, la playa, el río mismo, las islas a lo lejos... hasta el Festival del Río, a puro chamamé.

.

En el festival conocimos a Joselo Schuap, de Misiones, un cantautor delicioso, aún cantándole a la desesperanza por el maltrato de que son objeto el Río Paraná y su gente. Recomiendo, sin dudarlo, que escuchen su canto a un pescador relocalizado como consecuencia directa de Yaciretá. La canción se llama De la Costa. Una obra de arte. Compré sus dos discos, "Sepan que soy misionero" y "Agua Bendita", este último tiene su versión en dvd. Y el cierre del festival estuvo a cargo del Cuarteto Santa Ana, un lujo absoluto

.

Lo cuento yo antes de que Mariel me escrache en Angel Subterráneo... confundí mi abrigo de algodón, al sacarlo del bolso. Y me llevé una pollera de la misma tela y color... que cumplió su función como poncho, maravillosamente. Mariel y Dora se me rieron mal. Pero mal, mal. Así y todo, yo no tuve frío, gracias a mi pollera negra, elegantemente portada... Jajajajajaj... bueno, de algo hay que morir y si es de risa, mejor.

.

Además de una amiga incomparable me llevé de Esquina la certeza de que ES NECESARIO DAR LA PELEA POR EL AGUA.

.

HAY QUE CUIDAR LOS RÍOS.

HAY QUE DEFENDER LOS ACUÍFEROS DE LA PROPIEDAD EXTRANJERA

LOS RÍOS SON FUENTE DE VIDA PARA MILLONES DE PERSONAS EN NUESTRO PAÍS.

DEFENDERLOS ES CUIDAR TAMBIÉN A NUESTRA GENTE.

.

.

Finalmente  volví, en el mismo micro que me llevó, pero en otro asiento más cómodo. No sin antes haber metido la pata... en el río, claro, en el agua limpia del río que da vida y a veces, se la lleva... Pero esa es otra historia.

.

Prometí volver. Volveré. Y será un placer!!!

.

.

Las fotos

.

Secuencia en 4 de un atardecer sobre el Río Corriente.

Mi pie izquierdo en el agua transparente de ese río.

.

.

18 comentarios:

caselo dijo...

Mi María bonita, me encantó este post. Una cronista de lujo diría. Sentí el viaje, el encuentro con tu amiga. Las fotos, todo mi vaquita encontrada. Tu escritome da más ánimo para ir a ese destino que tanto anhelo: Chile y Argentina. ¿Me recibes con mate? Un fuerte abrazo de oso y un besito de mago

Carlos Eduardo

María Marta Bruno dijo...

No sólo te recibo con mate... para que te quedes unos días más, te preparo tortas fritas, empanadas salteñas, puchero y hasta asado argentino!

Me alegra haber podido transmitir todo lo que sentí antes, durante y después del viaje a Esquina.

Un beso vacuno

aloha dijo...

Wow, tu cuaderno de bitácoras me recordó a mi cuaderno de bitácoras. Fotos incluídas.

Necesito viajar otra vez como solía hacer.

De momento, acabo de viajar. Gratis.

También me gustaría,como caselo, ir a Chile y Argentina.

Besos, querida.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Guau
(làgrimas-ojos-acà-ahora)
Mi Esquinita en tu blog no puede ser màs bella
y encima
el lujo de PROBAR que los vìnculos que se trazan acà no son moco 'e pavo
Mamarta
què genia que sos
còmo nos trenzamos ,nena
impresionante
poder hablar de todo con otro discrepar cebar un mate y seguir
entender
pensar del otro lado
replantear
y todo eso
en medio de la carcajada sibarìtica
en la playa
con heladerita con mate
chandon
jamòn queso manzanas
aceite de coco para mi pelo y FILTRO SOLAR PARA MAMARTA
desde las 10 de la mañana hasta las 12 de la noche
ajjjjjjjjjjjjjjjj
que vida perra
EL TEMA DEL PONCHO FUE TERAPÈUTICO
y despuès
mi casa mis hijos mis amigos y ella COMO SI HUBIERA NACIDO ACÀ
Festival de chamamè en la playa
mi mùsica mi vida mi rìo mi todo
AHORA SON
EN PARTE
TUYOS
PARA SIEMPRE
quien nos quita lo bailado !!!!!!!!!
Nos vemos en Semana Santa.
------------------------------
Segunda parte
Marìa Marta Bruno es una mujer que sabe lo que dice
sabe lo que hace
y ha pagado
como siempre ocurre
un alto precio por ello
En la vida real
ella es MUCHO ,PERO MUCHO MÀS DE LO QUE SE PRE-SIENTE AQUÌ
se la imaginan?
---------------
Mamarta
te quiero
y no es verso

María Marta Bruno dijo...

ALOHA:

Bienvenida, gracias por pasar por esta pradera y por tus palabras.

Viajar es siempre un placer, yo empiezo a descubrirlo.

Pasé por tu casa... y me dio hambre!

Un beso

María Marta Bruno dijo...

MARIEL, hermana del alma

Vos sabés que más allá de la belleza pura y objetiva de un lugar, el ojo tiñe la mirada con lo que llega al alma... Tu esquina ES bella, y este vinculoquenoesmocodepavo la hizo aún más hermosa.

Me gustó el plan de la vida perra... ¿me lo prometés? Y yo te prometo llevar mi auténtico poncho esquinense.

Y nadie nos va a quitar lo bailado ni lo por bailar.

Gracias por vos.

Te quiero, te abrazo, también te extraño.

Plyngo and Me dijo...

Bonito atardecer (o amanecer), de verdad.

Alicia María Abatilli dijo...

María, te encontré en Trueque, es un gusto saber que ambas coincidimos en nuestro amor al río.
Yo nací en Entre Ríos, a cuadras del Uruguay.
Esquina, la conozco, bien, muy bien, trabajé en Sauce, Corrientes, muchos años, cuando tenía nostalgia del río, llegaba a esta hermosa ciudad.
Gracias por traérmela otra vez.
Un abrazo.
Alicia

María Marta Bruno dijo...

PLYNGO Y TÚ:

Es un bonito atardecer.

María Marta Bruno dijo...

ALICIA:

El río es una maravilla de la naturaleza.

Mi familia materna era de Entre Ríos, pero yo no conzco el Uruguay. Conozco un poco el Paraná, y claro, el Corriente, al menos, su Esquina.

Y también protesté contra las pasteras que contaminan ese "cielo azul que viaja".

El paisaje es tuyo.

Un beso

tanguetto dijo...

Saludo a la amistad que naciendo de la nada, de lo virtual, se convierte en algo sólido.

Saludo al río transparente.

Saludo al sol que se oculta para descansar de nuestras tropelías, para perdonarnos y regalarnos su luz y su calor nuevamente al día siguiente.

Y por último saludo a la amistad.

PD: no es sólo una promesa de volver, es una obligación.

María Marta Bruno dijo...

TANGUETTO

Ojalá pudiera el Sol descansar de nuestras tropelías, yo creo que se va a ver los desastres que las personas cometemos en otros horizontes...

Por este medio yo he encontrado amigos, pero es cierto, dar el salto de la virtualidad al contacto humano, es único.

Y voy a volver a Esquina por el placer... nada nos obliga a hacer lo que nos gusta hacer, no es cierto?

tanguetto dijo...

A ver si entiendo y me entendés.

Cuando digo obligación, digo...que si escribiste un post es porque la pasaste bien, por consiguiente lo de la obligación.
Si la hubieras pasado mal no habrias "escribido" el post, no te parece?

Beso.

María Marta Bruno dijo...

TANGUETTO

Claro que te entiendo! Pero podemos discrepar, o no? Yo no siento obligación de volver aunque la haya pasado mil veces bien.

Quiero volver porque se me da la gana volver, nada me obliga...

Son formas de ver las cosas, para mí las obligaciones huelen más a carga que a placer.

Y me place volver.

María Marta Bruno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Ahhhhhhhhhh....qué hermoso relato, MM.Imagino ese abrazo apretao con Mariel, como si las viera...

Cómo se puede sentir tan cerca a una persona que no vemos, más que en franco recorte de pixeles...y meterse en el corazón de esta manera.
Hay amores entrañables y a veces con quien menos uno se lo imagina. Sorprendente.

Me gustron las fotos.
Y tu piecito refrescándose.
Muy hermoso todo.

Peas y mate, dijiste??? Una dupla fatal!!! Amo las pepas y desfallezco si mate!

Gracias por compartirlo...
Besitos!

María Marta Bruno dijo...

FERIP!

Qué lindo tenerte por acá!

La verdad es que ese abrazo fue increíble, por todo lo que fluyó en ese momento, y que confirmó que la mutua identificación tenía su sustento real.

Es raro, muy raro, pero por lo visto no imposible. Encontrar a alguien con quien se coincide tanto, pero taaaaaanto, de manera cuasi aleatoria... en definitiva yo no recuerdo quién llegó primero al blog de quién, pero sí cómo fue que fuimos construyendo este vínculo, ahora más entrañable, más fuerte.


Las fotos las saqué con mi celu, yo no tengo cámara, pero viste que lindas salieron?

Fanática yo? Puse la primera como fondo de pantalla en mi teléfono...

Y vamos nena, vamos por las pepas y el mate! En el viaje yo le agregué criollitos, unos pancitos de grasa que hacen en el interior que... mmmm... ñam, ñam... ahhhh.

Gracias por estar. ¿Tus manones?

Un besote

SuperCow_cronOPIO dijo...

Uy que bonitas fotos, que bonitos pies y que maravillosa crónica, que buen encuentro!!!!

En resumen: que maravilloso viaje!!!!

Saludos María bonita, te dejo un besote y un abrazo enorme