"Seamos capaces de sentir la satisfacción moral de un acto de libertad."

(Rodolfo Walsh)

miércoles, 5 de diciembre de 2007

POEMA XXX (Julián Axat)


Este poema pertenece al libro "Peso Formidable", de Julián Axat, hijo de desaparecidos...
Yo se lo dedico a mi propio padre, Mariano Bruno, desaparecido.


Te espero:


Padre


los ruidos causados por la derrota

no alcanzan a quebrarnos

aunque sea por un instante

esa increíble luz de tus ojos

esperanza o fulgor de a cada instante ser grito


Sueño:

estamos en algún lugar


vos papá y yo


me contás que ayer te cantaron

me decís que seguro te están por venir a buscar

te ruego la huida

vamos lejos

bien lejos te digo

pero me contestás que...

la sangre de los compañeros no se negocia

y no hay caso


Padre

no te convenzo


y la escena que se repite muchas noches

a veces llegamos a discusiones acaloradas

y parece que no hay caso


Padre

no puedo salvarte ni en los sueños

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Marta, un gusto haber encontrado ese poema en tu blog, yo conozco a Julián Axat, leí toda su obra, y me parece un poeta generacional maravilloso, creo que él solo resume la voz de todos los Hijos de desaparecidos juntos. saludos. Pablo Archetti

María Marta Bruno dijo...

Gracias, Pablo... es cierto que Julián es un gran poeta, que pinta a nuestra generación como pocos... en particular a los HIJOS... pero cualquiera puede leerlo... no cuesta ponerse en su piel... María Marta

Vicky: Danza y Revolucion dijo...

que fuerte...que cierto...
bellísimo poema...
gracias!

María Marta Bruno dijo...

Hola, Vicky... gracias por visitarme... y sí, es muy fuerte... Nos estamos leyendo...

SuPer CoW dijo...

llegue a tu blog porque soy fan de las vacas, lo empecé a revisar y he llegado a esta parte, es un poema muy fuerte y más la forma en la que ocurrió tu pérdida [de alguna manera te entiendo] un padre siempre será irreemplazable y aveces nos es difícil afrontar estas realidades, gracias por el poema, lo necesitaba

María Marta Bruno dijo...

Super Cow... me alegra tanto haber llegado en el momento en que lo necesitabas. El poema es fuerte, la historia es fuerte... Visité tu casa, se te nota el dolor. Y cualquiera sea la causa, está bien que se note. Si está, está... Y ya. Está bien que se nos note la vida, como quiera que nos haya tratado. Gracias por visitar mi casa, fan de las vacas, aunque habrás visto que mis vacas no son alimento para el cuerpo, tal vez sí para el alma, siempre sumando, que restar, restan los otros... Y nos estamos leyendo. Un beso

SuPer CoW dijo...

....y las vacas se encontraron


si, son un delicioso manjar para el alma,gracias por lo escrito, besos