"Seamos capaces de sentir la satisfacción moral de un acto de libertad."

(Rodolfo Walsh)

miércoles, 8 de octubre de 2008


¡Oia! ¡Qué sorpresa! ¿Y ahora qué hacemos?

$

¿700 mil millones de dólares para salvar a la bicicleta financiera?

$

¿No es que hay que proteger la producción de bienes de consumo?

$

¿Cuántos millones de personas en todo el mundo podrían comer con ese dinero?

$

¿Y nos asustamos?

$

¿De qué nos asustamos?

$

13 comentarios:

caselo dijo...

Y eso querida Maria Marta que el neoliberalismo se sustenta en la tesis de que el Estado no debe intervenir en la economía. ¿Te acuerdas del llamado Estado de bienestar por allá en los 70? Después vino lo que yo llamo el segundo saqueo después del "descubrimiento" de América. Fue en 1989, en el "famoso" consenso de Washington. Allí se reunieron toda esa mano de tecnócratas y decidieron el rumbo de la vida de todos los latinoamericanos. Ese día se empezaron a aplicar todas las medidas tendientes a liberar la economía: privatizar lo que más se pudiera, quitarle a los trabajadores lo que ganaron a través de sus luchas, reformar los regímenes de pensiones, etc, etc, etc. Y claro el Estado se convirtió en cómplice de tamaña monstruocidad. El resultado: Los señores dueños de los bancos, de todas las entidades que embaucaron a la gente con la ilusión de lo material se quebraron. Con su quiebra nos arrastran a los demás y ahora se arrodillan a pedirle ayuda al Estado que tanto se encargaron de desconocer. Pero lo peor es que ese Estado saca su pañuelo, llora al lado de los ladrones y asesinos e hipoteca el destino del planeta entero.
Te quiero mucho amiga, un abrazo y un beso

Carlos Eduardo

Jessie dijo...

Hola Martha, pues como el miedo se va quitando de poco a poco.

Lo que puede pasar es que las cosas suban de precio y luego ya ni nos alcanze ni para una goma de mascar de 20 centavos.

Asíque no es miedo, sino incertidumbre. Muy mal.

Te saludo y me despido

Atentamente:
Jessie

María Marta Bruno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María Marta Bruno dijo...

CASELO, claro que conozco, hemos pasado por ello, y aún padecemos las consecuencias. Desindustrialización, ramales ferroviarios desaparecidos, exaltación de la economía financiera en desmedro de la economía productiva... Como dijo un periodista, socialismo para los ricos, liberalismo para los demás.
Reynaldo Sietecase es un periodista argentino, quien publicó en el Diario Crítica de la Argentina un artículo al que tituló "Si quieren ser felices no analicen". No pude incluir el enlace, pero la dirección es la siguiente:
http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=12122
Vale la pena su lectura.
Un beso

JESSIE: Incertidumbre, miedo... como quieras llamarle es sorprendente cómo en el país más poderoso de la Tierra sucede la crisis y con ello afecta a distintos mercados, y por ejemplo, sube el riesgo país de las naciones emergentes... calificadas para ello por los mismos que no pudieron o no quisieron advertir sobre la crisis.
Es raro, muy raro.
Un beso

María Marta Bruno dijo...

SI QUIEREN SER FELICES NO ANALICEN

María Marta Bruno dijo...

Pueden leer esta nota de Jorge Lanata, en Crítica Digital...
EL CRIMEN NO PAGA

El mundo me da vergüenza...

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

... a mí me da escalofríos!

Horacio dijo...

del cuco :)

María Marta Bruno dijo...

FERI: es un espanto!!!

HORACIO: o del hombre de la bolsa!!!

Mariel Ramírez Barrios dijo...

ELLOS son los creadores de la medicina que hoy prueban.
pero no nos olvidemos que nosotros vivimos las " relaciones carnales"
y que el filoMiami aún nos domina,por lo menos al cholulaje,como antes adoramos al TOÛT PARÌS
SÓLO LA VERDAD NOS HARÀ LIBRES"

María Marta Bruno dijo...

MARIEL: Con toda certeza... hay unas notas interesantes de Crítica Digital, están los enlaces (desde que aprendí a hacer enlaces, estoy muy enlazuda).
Un beso

Jesus Dominguez dijo...

Increíble despropósito, Dios mío! Vamos dando pasos atrás, pero este es un salto olímpico de espaldas.

Un saludo

Jesús Domínguez

María Marta Bruno dijo...

JESÚS: gracias por visitar mi casa. Pasé por la tuya, me gustó tu sensibilidad.
Y claro que es un salto atrás. Sabrás disculpar el siguiente comentario, pero el "Primer Mundo" debería saber que cosas como ésta le pasan al tercer, cuarto y quinto mundo a diario. Que aquí abajo estamos acostumbrados a cimbronazos espantosos que dejan a la gente sin trabajo y a sus hijos sin futuro. Nuestros hijos.